Informate

  • Bienvenido. Nos alegra tu presencia. Que disfrutes estas páginas publicadas pensando en tí y en millones de seres en cualquier parte del mundo.

    Esta página WEB, es propia del “Teléfono de la Esperanza” de Medellín, Colombia. Se enraiza en dos grandes valores humanos universales: ESPERANZA y SOLIDARIDAD.

    La ESPERANZA, más que una concepción filosófica, es una visión de nuestra organización. Y es una práctica diaria. En la medida en que navegues en los textos y veas las imágenes, sentirás una inmersión en las profundidades de la Esperanza.

    Buscamos activar la Esperanza en quienes tienen motivos de sufrimiento, en quienes están solos, en aquellos que no encuentran razones válidas para seguir viviendo. Conociendo el sufrimiento de estas vidas rotas, no tenemos más remedio que intentar prestar ayuda. Esa es la mirada concreta de nuestro fundador, Serafín Madrid.

    En estas páginas seguramente comprenderás el trabajo que los voluntarios del Teléfono de la Esperanza realizamos. Y si llegas a sentir el deseo de acompañarnos en nuestra labor, te recibiremos gustosos e ilusionados.

     LA SOLIDARIDAD la entendemos como sinónimo de igualdad, fraternidad, ayuda mutua; muy cercana a los conceptos de responsabilidad, generosidad, cooperación, participación.

    En nuestros días, la palabra solidaridad ha recuperado popularidad y es muy común escucharla en las esferas sociales. Es una palabra indudablemente positiva, que revela un interés casi universal por el bien del prójimo. La solidaridad es una palabra de unión connatural a todos los hombres.  La solidaridad habla, llama, grita.

    La solidaridad se practica sin distinción de credo, sexo, raza, nacionalidad o afiliación política. Su finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado.

    Sin embargo la parte más valiosa de la solidaridad comienza cuando se nos presenta el dilema de ayudar sin recibir nada a cambio; de aportar sinque nadie se entere, ni aún la persona a la que ayudamos. Significa ser solidarios por una verdadera convicción de igualdad y de justicia.

    Todos somos, en más de un sentido, sujetos pasivos de la solidaridad, por cuanto hemos recibido tantos bienes y tan variados, de forma gratuita. En la sociedad actual muchos somos unos privilegiados. Tenemos una familia, pudimos realizar estudios sin que nos faltara un cuaderno, tenemos una profesión que nos ha permitido ganarnos la vida dignamente, hemos desempeñado diferentes roles en el mundo laboral, trabajos dignos y miles de comodidades. Esas realidades, de alguna manera, nos ubican entre quienes hemos recibido mucho de la vida.

    Por eso mismo, la relación correlativa de justicia impulsa nuestra acción hacia una devolución proporcional por todos los bienes recibidos. ¿Es un hombre capaz de pagar todo lo que le ha sido dado? Difícilmente. De lo que sí es capaz es de entregarse con franca devoción a la búsqueda del bien de su sociedad.

    Los voluntarios del Teléfono de la Esperanza sentimos con nuestra acción de ayuda, que estamos devolviendo algo de todo lo que la vida nos dió. Es un profundo mensaje existencial.

     

     

  • 164

     

     

     

     

    151

     

     

     

     

    85
  • email: medellin@telefonodelaesperanza.org"
    +57 034 448 29 45

    Avenida 33 # 76 -81 Ofi 101
    Medellín, Antioquia

  • Contactenos

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Asunto

    Mensaje